Páginas

Etapa 5: Ponferrada - Alto del Poio

Lunes, 6 de Agosto de 2007

Etapa 5: Ponferrada – Alto del Poio



Verdadero o Falso, ¿Miedo al O.Cebreiro? : Verdadero

Nos despertamos sin prisas y sin ruidos de bolsas de peregrinos, ordenamos nuestras cosas en las alforjas y bajamos al bar. Nos abrieron la puerta del almacén y sacamos nuestras bicicletas, en esos momentos baja un biciclino de Bilbao que había dormido en el hostal y quería también sacar su bici. Charlamos con él mientras colocábamos las alforjas y le comento el problema con la cadena reseca y saca un spray de aceite para cadenas y le echa mientras hago girar la rueda.
 Desayunamos todos juntos en el bar, el dueño del bar y el biciclino de Bilbao son del Atleti y empiezan a contar las aventuras y desventuras de su equipo y nos partimos de risa. Después saca su credencial que está como muy antigua y nos cuenta que empezó hace cuatro años en Burgos y llego a León, donde tuvo que dejarlo por un problema laboral y este año la continuó con la intención de acabar en Santiago. Fue un desayuno muy entretenido. El bilbaíno tenía prisa por comenzar la etapa, se despide y marcha rápidamente. Nosotros mientras terminamos de desayunar charlamos con el dueño que nos indica cómo salir para no perdernos, sellamos la credencial y nos desea buen camino.

Empezamos a pedalear despacio por las calles de Ponferrada, le digo a María que se pegue para no perdernos, seguimos las indicaciones del dueño del hostal y enseguida estábamos en la carretera, los peregrinos caminan por ambos lados, pasamos distintas rotondas, miro para atrás y aquí llega el bilbaíno con su bici, nos dice que lleva desde que se fue dando vueltas y no encontraba la salida, yo me parto de risa y él también se ríe, diciendo, si lo sé salgo con vosotros pues al final estamos en el mismo sitio, poco después nos despedimos, él va más deprisa.
Nosotros a nuestro paso pasamos COLUMBIANOS, seguimos pedaleando hasta el siguiente pueblo FUENTES NUEVAS, después de este al fondo otro pueblo donde se acumulan los peregrinos, llegamos a CAMPONARAYA donde me ponen un sello, salimos del pueblo por una carretera, al rato miro a la izquierda y detrás a lo lejos en lo alto de un puente con los brazos haciéndonos señas, no me lo puedo creer, se trataba del bilbaíno, que otra vez esta por detrás, ya no nos encontraríamos más pero no sé si hoy en día habrá llegado a Santiago.

Unos kilómetros más adelante nos desviamos a la derecha por una carreterilla llena de peregrinos, es todo en bajada pero vamos despacio por si alguno se cruza, entramos en CACABELOS este pueblo es muy bonito, a la entrada paramos en una fuente que está a la derecha, cogemos agua y vemos la cantidad de peregrinos por sus calles. De pronto pasan los biciclinos de Hospital de Órbigo con sus carros a toda velocidad, nos saludan y nosotros a ellos, en segundos desaparecen, parece una carrera.
Sin muchas ganas por cogerlos comenzamos a pedalear, llegamos a la iglesia de San Roque donde María rezó un poco pues estaba falta de fuerzas, yo también pero no quiero acobardarme. Una señora nos sella y nos manda a la iglesia Cristo de la Plaza y Virgen de las Angustias, donde dice tienen un sello muy bonito, también sello en restaurante El Molino, poco después salimos del pueblo y nos detenemos en el puente del rio Cua para ver las truchas cebarse, sus aguas transparentes y el poco fondo las deja ver con facilidad.

Comenzamos a pedalear, es bajada suave pero tan solo dura unos minutos, no lo suficiente para calentar las doloridas piernas, nos espera una cuesta bastante fuerte y al fondo unos biciclinos empujan sus bicis, nosotros todavía vamos montados, pero en la siguiente rampa pie a tierra y a empujar la bici, llegamos arriba nos montamos y una bajada corta nos deja al comienzo de otra cuesta y de nuevo a sufrir. María pasa aquí el peor rato desde que salimos de Burgos, estos toboganes terminan con cualquiera, mientras subo con la loca, voy pensando, ¿que estamos haciendo mal?, llevamos más de 300 kilómetros en cuatro días, ¿estamos hiendo muy deprisa?, ¿no descansamos lo suficiente?,¿reponemos las sales minerales que necesitamos?, ¿llevamos demasiado peso en las alforjas?, conseguimos llegar con muchos apuros a PIEROS, donde María se siente cada vez más débil y de sus ojos salen lagrimas con rabia e impotencia, decido quitarle todo el peso posible, dejando sus alforjas más ligeras, descansamos un poco para afrontar una cuesta aun más dura que las anteriores, comenzamos a pedalear, en plena subida nos adelanta muy despacio una pareja, la chica con alforjas y el chico con carro, son de Madrid nos desean buen camino y nos animan, llegamos arriba y María con menos peso subió algo mejor, después de esto María pasó un rato de desanimo creyendo que no era capaz, yo la animaba pues creía que si podíamos conseguirlo, además contábamos con margen suficiente con los días previstos y con los kilómetros demás que habíamos hecho los días anteriores, le daba todo el ánimo que se puede dar a la persona con la que llevo toda la vida, lo que sí es cierto es que a mí me dolía todo, en las cuestas las piernas se me rompían de dolor, María estaba mucho peor y a estas alturas necesitábamos más que una inyección de moral, unas piernas nuevas o al menos unas como las de los tres primeros días. Seguimos pedaleando giramos a la derecha entrando en las calles de VILLAFRANCA DEL BIERZO.

Paramos a las puertas del Castillo Palacio de los Marqueses, donde hicimos unas fotos, después nos fuimos a la iglesia El Templo de Santiago, donde se encuentra la Puerta del Perdón, toma ese nombre debido a que los peregrinos impedidos para seguir el viaje a Compostela obtenían las mismas indulgencias que en la tumba del Apóstol, sello y justo enfrente esta el albergue Ave Fénix en el que tenían unos cestos de frutas para los peregrinos, cojo tres ciruelas y me sellan la credencial. María me espera fuera con las bicis, desde aquí bajamos por una calle empinada hasta el taller de bicicletas, donde paramos a comprar el spray engrasa cadenas, entro y me llama la atención que hay bicis de peregrinos para reparar, mientras me atiende el mecánico habla por teléfono con un biciclino que esta con la bici averiada a 23 kilómetros de allí, al parecer se le ha roto el cambio, me dice: hay gente que se pone a hacer el camino sin tener ni idea de mecánica y lo que es peor sin revisar la bici antes de emprender, algunos 800 kilómetros.

Salí del taller pensando la suerte que tuve cuando me caí en Fromista, al menos la bici no se hizo nada. Entramos en la plaza está con mucho ambiente de todo tipo de peregrinos, donde vemos a la pareja de Madrid, la chica me pregunta ¿de dónde salimos? ¿y yo a ella? salieron de Madrid de su propia casa, por el carril bici de Colmenar Viejo, nos despedimos. Después nos fuimos a comprar unos plátanos, mas tarde en una pastelería me comí un pastel muy bueno, María se fue a la farmacia a comprar Compett pues tenemos los labios llenos de pupas.

 Disfrutamos un rato en la plaza de este bonito pueblo, poco después nos dirigimos a la Oficina de Turismo, donde aparte de sellar nos dio folletos y nos dijo como era el siguiente tramo, antes de salir del pueblo nos espera una figura del peregrino en piedra en dirección a un puente tan alto como bonito, este sobre el rio Burbia, fotografió a María pasando por el puente, poco después seguimos las flechas, junto a grupos de peregrinos una carreterilla llena de curvas nos lleva a la antigua nacional VI donde el tráfico es muy escaso pues todos van por la autovía, aquí tenemos dos opciones coger el andadero, que es un carril bici por donde marchan los peregrinos, esto conlleva tener que ir tocando el timbre para que nos dejaran paso de continuo, para no molestar, optamos por la segunda, que es el arcén. Aquí el aire nos da de cara, le digo a María que se pegue detrás y pongo desarrollos cómodos, para no forzar poco a poco empezamos a coger ritmo y circulamos muy bien  pese a ser este siempre ascendente, pronto llegamos a PEREJE, pasamos el pueblo y poco después nos adelanta la pareja de Madrid, ellos salieron antes de Villafranca, pero no sé cómo estaban detrás, mas adelante pararon en un área de descanso, les volvimos a rebasar, seguimos pedaleando y llegamos a TRABADELOS, donde paramos a comprar un acuarios, cuando salía de la tienda, pensando que habían cobrado 3 euros por un acuarios de litro, pasaron los de Madrid : animo vamos palante dijo la chica.
Antes de salir paramos en la fuente a llenar las garrafas y más tarde en las afueras del pueblo en el puente de un arroyo a descansar, beber acuarios y comer barrita energética. Después de esta breve parada, comenzamos a pedalear, cruzamos la carretera y cogemos el carril bici, pues en este tramo esta menos concurrido, son las 13.30 h. a esta hora los peregrinos de a pie o están comiendo o descansan en el albergue, a los biciclinos nos queda aún mucho para poder descansar. En este tramo el rio es lo más bonito de ver, zigzagueante cruza bastantes veces nuestro andadero, se trata del rio Varcalce, seguimos pedaleando siempre hacia arriba y llega el final del carril bici, entramos en A PORTELA.

En este pueblo hay una estatua peregrino, con los kilómetros que quedan (a Santiago 190 a Roncesvalles 559).

¿Cómo es posible que en el albergue de Ponferrada el mojón marcara 202 kilómetros a Santiago y después de hacer más de 37 kilómetros, resulta que ahora nos quedan 190?, sustos como estos no por favor, que no nos pongan más, en todo caso que nos quiten. Con la suma de 25 kilómetros de más seguimos pedaleando y pronto llegábamos al siguiente pueblo AMBASMESTAS, Entro en el albergue Das Animas a sellar, mientras María se queda en el puente del rio mirando a ver si veía alguna trucha, después de esto salimos a pedalear.

 De nuevo el camino nos espera, aquí la carretera transcurre por unos parajes de ensueño, el verde de los árboles a los lados de la carretera, eso sí cada vez se empina más, miramos arriba y vemos la autovía en un viaducto a muchos metros de altura, pasamos por debajo y pronto entrabamos en VEGA DE VALCARCE, este pueblo es de los que dejan huella, peregrinos en las terrazas de los bares, tiendas, pastelerias, además el rio pasa por el centro del pueblo como una calle más, sus casas con balcones floreados, sus tejados de pizarra negra y el verde de su cesped natural. Ademas tiene un ambiente especial comparable a Molinaseca. Sellé en varios bares, me hubiese gustado quedarme a dormir en este pueblo. En nuestro próximo Camino de Santiago: Rabanal del Camino, Molinaseca y Vega de Varcalce seran prioritarios, pero esta vez no es posible además desconocemos el resto del recorrido.

Salimos del pueblo sabiendo que a 2 kilometros llegariamos al siguiente, estos nos costaron más, pues seguimos subiendo y la pendiente también, entramos en RUITELAN, este mas pequeño pero tambien bonito, sello y de nuevo pedaleando, pasamos este pueblo viendo sus casas típicas, a casi 2 kilometros está HERRERIAS, este lo pasamos mirando al fondo pues la cuesta ya es considerable, al final del pueblo hay un cruce que no está tan indicado como nos hubiese gustado, ante la duda nos detenemos a esperar que pase alguien, llega un biciclino, le preguntamos y el resultado fue que ahora somos tres esperando, mientras llega alguien charlamos con él, lo tipico de ¿donde empezaste?, ¿cuantos días llevas?, era de Barcelona, se llamaba Edu. Llega un coche y preguntamos, tambien duda y le pregunto a donde va la carretera de la derecha me dice que a Piedrafita de O.Cebreiro, miro el mapa y por descarte tiene que ser la de la izquierda, bajamos una cuesta, al fondo una curva a la izquierda y aquí está la flecha, vamos bien.

Edu se nos une y pedaleamos juntos, el terreno se suaviza, vamos paralelo al rio por lo que queda de valle, pero esto no dura mucho y comienzan las primeras rampas, las dos primeras las subimos como podemos pero la tercera se empina tanto que los tres nos tenemos que bajar a empujar las bicis, pasamos esta rampa nos volvemos a montar, el pedaleo es lento y con mucho esfuerzo, vamos a tirones, llegamos a un pequeño cruce donde las flechas indican a la izquierda, es un sendero escarpado, con maleza a ambos lados tratando de ocultar el camino, muy complicado pues no dispone de anchura para empujar la bici, miramos al suelo y una bici pintada de amarillo indica el tramo, variante para bicicletas, sabiendo que vamos bien comenzamos a pedalear por este tortuoso tramo, vamos como podemos porque las piernas no responden, le digo a Edu que suba a su ritmo pero prefiere seguir con nosotros, después de un rato subiendo tenemos que parar a descansar para no desgastarnos, vuelvo a decirle a Edu que suba a su paso, por fin me hace caso, le digo que me aparte dos camas en O Cebreiro y él nos esperaría allí, poco a poco se aleja, después de un buen rato seguíamos viéndole, eso si cada vez más arriba.

Llegamos a otro cruce a la izquierda A FABA, por aquí van algunos peregrinos que se han pasado el desvió del sendero, nosotros giramos a la derecha para la Laguna, la primera rampa es bestial, pie a tierra y a empujar, la cuesta es tan fuerte que María no puede ni empujando la bici además comienza a dolerle su maltrecha rodilla con lo que la cosa se complica aún más, nos paramos a descansar y se acerca un peregrino, se trata de un chaval rubio que está perdido, nos pregunta que cuanto queda y que si va bien, le digo que por aquí hay 5 kilómetros más por ser el desvío para bicis, pero que por aquí ya nos quedaba poco, seguimos subiendo otros 100 metros y paramos, miro para atrás y el peregrino se ha dado la vuelta, supongo que para coger el sendero, si realmente ha hecho esto menuda vuelta le espera.

 Con María muy cansada y cojeando nos detenemos, saco el bastón para que pueda apoyarse, cojo su bici por la potencia con la mano izquierda y con la derecha lo mismo a mi bici, comienzo a empujar las dos bicis y María con el bastón detrás, no puedo ir a su paso pues el peso de las bicis tiran para abajo, cojo un ritmo en que voy bien y me alejo de María, parando a descansar mientras ella se acerca, de nuevo a empujar.

 Al fondo vemos unas casas más arriba, me vuelvo a alejar de María y el aire de cara me para a ráfagas fuertes, comienza a dolerme el costado además noto como desfallecimiento veo unos árboles a la izquierda y consigo llegar, dejo una bici apoyada en el árbol y la otra en el suelo, saco las pastas que compre a las Monjas Clarisas en Castrogeriz, los melocotones de Hospital de Órbigo, los plátanos de Villafranca del Bierzo y el acuarios de 3 euros de Trabadelo, así como las barritas energéticas de Madrid. Nos sentamos en la cuneta a comer estos productos, algunos ya compañeros de viaje, nos da la risa, después de tantos kilómetros por fin me iba a librar de ellos.

Después de comer nos pusimos las pilas e intentamos pedalear, el aire de cara es fuertísimo, además la niebla está bajando, el terreno nos da un respiro y llegamos a LA LAGUNA DE CASTELA, entramos muy cansados por las calles de este pueblo, tan estrechas como empinadas, con plastas de vaca por todos lados, unos mastines grandes tumbados en la calles que tenemos que ir esquivando están más que acostumbrados a ver pasar peregrinos tanto a pie como en bicicleta, llegamos al bar donde sellamos, salimos y un señor con una furgoneta nos dice que fuéramos por la carretera pues el camino está muy mal para bicis, además con la niebla cada vez más densa nos podíamos perder.

Salimos pedaleando para afrontar los 3 kilómetros que nos quedan pero el aire aquí arriba es fuertísimo, llegamos a un tramo más duro con lo que echamos pie a tierra y a empujar, vuelvo a coger las dos bicis y me meto de lleno en la niebla, no veo a María aunque sé que viene detrás, espero a que llegue y de nuevo a empujar, llego a la cima, un cartel a la izquierda indica el camino, la niebla y el fuertísimo aire te pasa los huesos, por fin llega María nos montamos, el aire nos desplaza de lado a lado del camino, no quiero ni pensar en hacer este tramo de noche, María me pregunta ¿cuanto queda? Y yo le dije: no lo sé, estábamos al lado pero la niebla no nos dejaba ver el pueblo, así fue como conseguimos llegar a O CEBREIRO.

 A la entrada un matrimonio nos dice que Edu les dejo un mensaje para nosotros, nos dijeron que no hay camas donde dormir, por lo que Edu intentaría en los siguientes pueblos, después de darnos este disgusto, nos preguntan por un chico rubio del cual llevan ya mas tres horas sin saber nada y ya debería haber llegado, le cuento que nos pregunto pues estaba perdido pero que retrocedió para ir por el camino, con lo que tardaría mas, pues dio mucha vuelta con su decisión equivocada, pues de haber seguido con nosotros estaría ahora aquí, les tranquilice un poco ( estará en un rato con vosotros) nos despedimos y llega la pareja de Madrid, nos animan a seguir para Sarria pero estamos agotados y ahora también desmoralizados, insisten que esta todo completo y que la tarde se acaba, le digo que se marchen, pues necesitamos comer y descansar, nos despedimos, ( buen camino).

 Entramos en la iglesia a sellar e informarnos donde dormir, nos dicen que está todo completo que nos acercáramos al bar porque algunas veces alquilaban habitaciones particulares, la iglesia está muy muy concurrida de peregrinos no sé si al calor o buscando cobijo, algunos están enfadados, después de una etapa tan dura y con las inclemencias de tiempo que había, el llegar allí y no encontrar donde dormir era muy fuerte. Algunos peregrinos pedían que se apartasen los bancos de la iglesia y que les dejaran dormir en el suelo, pero decían que no. Fue muy decepcionante, llegar hasta allí después de los sufrido y encontrarse con esto.

Salimos de de la iglesia desmoralizados, y le digo a María que se quede con las bicis mientras yo busco donde dormir, los albergues tienen cola para preguntar, cuando me toca a mí el hospitalero me dice lo que a todos, le pregunto por casas particulares, me manda a varias, en las que me dicen lo mismo, regreso a donde me espera María, esta helada de frio y muy cansada, le doy la mala noticia, pero le digo no te preocupes vamos a comer y pasamos al primer bar, le pregunto al dueño donde nos sentamos para comer, me contesta que la cocina está cerrada para que puedan comer los cocineros, que están desbordados, el señor de antes me pregunta, ¿has encontrado algo? , le digo que no, coge el listín de teléfonos y nos da varios números de albergues de los siguientes pueblos, María se toma un café para entrar en calor, mientras yo llamo a los albergues, Liñares completo, Hospital de la Condesa completo, Padornelo completo, en alto del Poio hay una habitación en el refugio Santa María la reservo, después nos vamos a otro bar tipo palloza, la puerta esta partida por la mitad para evitar que se metan los perros, aquí hay uno que aprovecha cuando entramos para colarse, la dueña le echa fuera, se queda en la puerta y esto dura lo que tarde en entrar otro peregrino.
 Aquí si nos dan de comer, María pidió caldo gallego y de segundo huevos fritos con chorizo y patatas, yo pulpo con cachelos, de postre queso o cebreiro con miel.

Mientras comíamos miramos lo que nos quedaba y el perfil, mas tarde decidimos marcharnos, sellé la credencial y cuando salimos el perro se metió en el bar. La niebla era cada vez más densa y el frio cada vez más fuerte, salimos del pueblo siguiendo las flechas por una calle empedrada y de pronto una carretera bien asfaltada y con arcén, comienza la bajada pero con tanta nieblaextremamos las precauciones, no hay tráfico lo que nos tranquiliza un poco, no obstante, María lleva el chubasquero reflectante.

Llegamos a LIÑARES, después de este pueblo comienza la subida al alto de San Roque, las piernas ya no saben ni el porqué de tanto castigo, llegamos arriba y la bajada nos vuelve a enfriar los dedos helados, apenas puedo cambiar. ¿Donde está el calor de las primeras etapas?, ¿donde está el calor del verano?, estamos a primeros de Agosto. Pasando mucho frio, llegamos HOSPITAL DE LA CONDESA, poco después comenzamos a subir con desarrollos cómodos la subida cada vez es más dura, muy cansados llegamos a otro pueblo PADORNELO, a la entrada unos peregrinos están para avisar que ha salido un autocar de Sarria para recoger a los peregrinos de Padornelo, Condesa, Liñares y O Cebreiro, que no tienen donde dormir, los llevan a PIEDRAFITA al polideportivo y por la mañana a las 8 los recogen y los dejan en O CEBREIRO.

 Les preguntamos ¿qué cuanto nos queda?, porque con la niebla no vemos nada, no lo saben, nos despedimos y comenzamos a subir, como las piernas no funcionan, pie a tierra y a empujar la bici, después otro rato a pedalear yo voy delante a unos 15 metros María detrás, miro al fondo y solo veo niebla, de pronto el cartel ALTO DEL POIO, se lo digo a María pero ella unos metros más atrás no lo ve, cuando llega se le ilumina la cara, la verdad nos ponemos súper contentos.

Aquí está el refugio, un chaval rumano nos llevo a una cochera anexa donde guardaban tractores, había varias bicis y una de ellas era la de Edu, dejamos las nuestras y nos dirigimos al refugio, nos llevo a la habitación, nos duchamos. Después de esto nos tumbamos en la cama a descansar, pongo la tele y en un canal gallego echan un reality Peregrino, los concursantes tienen que hacer etapas del camino, estos están en la etapa de Carrión de los Condes, el que pierde en las pruebas le llenan de piedras la mochila, con lo que llega agotado al albergue, al día siguiente otra prueba, el que pierde, le retroceden 10 kilómetros y el que gana le avanzan 10, estaba entretenido, además recordábamos los sitios por donde habíamos pasado, cuando acabo el programa bajamos a cenar, pasamos al comedor y en la mesa caras conocidas Edu, los 3 biciclinos de la Cruz de Ferro, un chaval de Valencia, un italiano, otro chaval y otra chica que salieron de Roncesvalles.

Pero como habíamos comido tan tarde no teníamos hambre. María se tomo un caldo gallego y yo un café con leche. Edu comento lo duro que es el puerto de O.Cebreiro, el italiano que tenía los pies llenos de ampollas y además en las bajadas tenia tendinitis, a la pareja de Roncesvalles, según ellos se les estaba haciendo, tan largo como duro, el que mejor estaba era el Valenciano, que había empezado en Ponferrada, lo nuestro ya es sabido, comentamos el problema que sufren los peregrinos en O.Cebreiro cuando se encuentran sin sitio para pasar la noche, no quiero pensar lo que puede ser esto en año Jacobeo.

Lo pasamos bien escuchando las aventuras y desventuras del camino, que cada uno contaba, nos hicimos unas fotos y quedamos a las 8 para desayunar juntos. Salimos a la calle para ver cómo estaba el tiempo, el frio era de órdago y no se veía nada con tanta niebla, ¡esperemos que mañana amanezca despejado! Nos fuimos a la habitación y todo un clásico, consultar los planos de ruta María los gráficos de altitud que son para no mirarlos. Un autentico rompe piernas, así es Galicia Después de esto, agotados por el día tan duro nos fuimos a dormir.

Resumen de etapa:

PONFERRADA – COMPOSTILLA – COLUMBIANOS – FUENTES NUEVAS – CAMPONARAYA – CACABELOS – PIEROS – VILLAFRANCA DEL BIERZO – PEREJE – TRABADELO – A PORTELA– AMBASMESTAS – VEGA DE VALCARCEL – RUITELÁN – HERRERIAS – A FABA- LAGUNA DE CASTELA – O CEBREIRO – LIÑARES – ALTO DE SAN ROQUE – HOSPITAL DE LA CONDESA – PADORNELO – ALTO DE POIO.


Km. Totales 357,40
Km. Día 59.66
Velocidad máx. 41,00
Velocidad media 09,05
Tiempo total 6,02h.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada