Páginas

Etapa 8: Vendas de Narón - Arzua

Jueves, 9 de Agosto de 2007

Etapa 8: Vendas de Narón - Arzúa


Suena el primer despertador en forma de móvil y el grupo de chicos y chicas junto con la italiana comienzan a hacer ruido sin parar, bolsas que no paran de sonar y ruidos de todo tipo, esos calcetines no son tuyos, de pronto un chaval se encara con otro, te has puesto mis gallumbos, todo esto a oscuras y con las linternas haciendo ziz –zaz en el techo, la hazaña dura lo suyo, cuando por fin sale el último me acomodo e intento dormir, son las 5.30 de la mañana y el silencio se adueña de la habitación. De pronto vuelven a entran dos chicas buscando un tanga, otra vez linternas para arriba, linternas para abajo, seguro que se lo ha puesto el de los gallumbos, por fin se marchan, me levanto al servicio y trato de cerrar la puerta por dentro, por si vuelven ¡que lastima no puedo!, pues no tiene cerrojo.

 Me acuesto y de nuevo el silencio, consigo dormir un poco. El despertar esta vez es más normal, la luz que entra por la ventana me hace abrir los ojos, poco después me levanto y salgo a ver las bicis, el frio es considerable y una especie de niebla no deja ver los valles, eso junto con el rocío parece como si acabara de llover. Miro las bicicletas y parecen nuevas, de pronto veo un caracol en la rueda se pasea por el costado del neumático, bueno mientras que no se nos suban en marcha todo irá bien, miro la rueda de María y esta deshinchada, como todas las mañanas, saco la bomba para calentar los brazos y después de hincharla entro en el albergue donde sólo está María, está dormida, para dejarla un rato más me distraigo en ver la ruta.

 Desde donde estamos a Santiago nos quedan menos de 80 kilómetros, miro los pueblos que pasaremos, así como la altitud y ¡cómo no! lo que ver en cada pueblo, por ejemplo, el pulpo de Ezequiel en Melide. Miro la situación del albergue que tenemos reservado en Arzua se trata del Vía Láctea, poco después despierto a María, se hace la perezosa, no sé si por miedo a hacer otro montón de kilómetros o por sueño, la dejo un rato más y por fin se levanta, después de asearnos comenzamos a colocar todo en las alforjas, salimos con todo a la calle, colocamos las alforjas en las bicis y nos fuimos al bar a desayunar.

Mientras nos sirven, Adelina nos comenta que el grupo de peregrinos han dado bastante guerra, pues habían sacado todo lo de las mochilas buscando, no sé qué y estuvieron más de una hora en el bar, le cuento el despertar que dieron en el albergue y no le extraño ni lo más mínimo, le preguntamos qué tal esta el camino y si tiene cuestas, nos dice que ahora es todo subida, que tenemos que cruzar la sierra de Ligonde, después de desayunar nos despedimos y salimos a coger nuestras bicis hambrientas de devorar kilómetros.

Minutos después salimos de VENDAS DE NARON, vemos a dos peregrinas haciéndose fotos en la capilla la Magdalena y en el mojón de 77 kilómetros, esta aldea con sus cuatro casas fue en la antigüedad un lugar muy importante en el camino, donde reponían fuerzas los peregrinos antes de cruzar la sierra, además era principio y fin de etapa entre Portomarín y Palas de Rei.

Comienza aquí otro día en el camino, miro para a delante y es un reguero de peregrinos, es subida y las piernas no están calientes por lo que nos cuesta bastante, yo sin pensármelo paso directamente al plato pequeño y piñón grande, miro a María y esta mareada y con ganas de vomitar, seguimos subiendo y llegamos al alto de Ligonde 756 metros, por fin comienza la bajada, esta es asfaltada pero muy estrecha está llena de curvas pero el trazado es bueno y no tiene peligro alguno.Pasamos una pequeña aldea llamada PREMISA, poco después llegamos al cruceiro de Lameiros que queda a nuestra izquierda, este uno de los más importantes del camino, fue construido en 1670.


Entramos en LIGONDE, pueblo jacobeo que conserva un antiguo cementerio de peregrinos, anexo a un hospital de la Orden de Santiago, nos llamo la atención al final del pueblo el alberge donde el cartel en la fachada ( sello- café – agua y aseos gratis para los peregrinos ), paramos a coger el sello y el hospitalero era el que me indico el día anterior en Hospital de la Cruz, este había hecho andando el día anterior Portomarin—Ligonde es decir su albergue, mientras María habla con él, yo sello y hago unas fotos al albergue, dentro las gruesas paredes de piedra y los suelos de pizarra, al fondo las colchonetas donde llegada la noche ocupan el suelo en su totalidad, ya en la calle los peregrinos se acumulan para coger el café y algunos llenar la cantimplora en una fuente un tanto especial que tiene grabado en la piedra en su parte baja la vieira y en su parte alta “ La Fuente del Peregrino”, para no ser menos lleno las garrafas., mas tarde nos despedimos y de nuevo a pedalear.

Esta cuesta abajo nos conduce al puente del rio Ligonde, pasamos este y una subida corta pero empinada nos deja en las puertas del siguiente pueblo AIREXE, del centro parten cinco carreteras para diferentes pueblos, pero está muy buen indicado. Aquí hay dos albergues el de la derecha, Pensión Firese, me llamo la atención el sello pues te resalta “Animo Te Falta Poco”, después cruzo la calle y paso al restaurante Conde de Waldemar, nada más entrar me encuentro a la derecha una mesa con un torno, pinzas, tijeras, cuellos, jacles y todas las cosas necesarias para el montaje de moscas, le pregunto al camarero por el que hace las moscas y me dice que es su jefe, que viene al medio día y que todas las tardes se pasa montando moscas, según su jefe pasan muchos peregrinos pero pescadores de moscas ninguno, que lastima que no estuviera, para aprender técnicas diferentes de montaje, ya se sabe cada maestrillo tiene su librillo, después el señor me pone el sello y este tiene otras palabras “La Magia del Camino”, este acompañado de un sombrero chistera, original y diferente a los que tengo.

Me despido del señor y cojo la bici comienzo a pedalear para alcanzar a María pues mientras yo paré a sellar ella siguió el camino, pero en hablar y hacer fotos se me fue el santo al cielo, con bastante esfuerzo consigo pasar varios grupos de biciclinos y al fondo en una subida doy caza a otro grupo subiendo una cuesta de narices, los voy adelantando y por el medio veo a María, los rebaso y más adelante paro para hacerles una foto.



Al llegar arriba María me dice que sigue mareada, descansamos un poco y de nuevo a pedalear, más adelante el cruce PORTOS, desde aquí sale una carreterilla que conduce a la Capilla y a O Mosterio, este está a 4 kilómetros pero no fuimos, un kilometro más adelante llegábamos al siguiente pueblo LESTEDO, pasamos este y comenzamos a bajar, llegamos a la parte mas baja y desde aquí comienza una subida que se hace pesada, María tiene que parar pues el mareo no se le quita, nos detenemos a la entrada del Rectoral de Lestedo, donde María pasa un rato muy malo, por fin vomita y parece que se le pasa el mal cuerpo, en ese transcurso de tiempo entro a coger sello al rectoral.

Después con María un poco mejor comenzamos a pedalear y después de los sube y baja típicos de Galicia llegamos a OS VALOS, pasamos este y al fondo se ven las primeras casas del siguiente pueblo, al que no tardamos en llegar, A BREA, casi a continuación se llega por una corredoira a otro pueblo ABENOSTRE, aquí los peregrinos se van juntando, pues el final de etapa esta cerca, por las corredoiras esta vez con menos subidas vamos cómodos circulando entre biciclinos y los de a pie, llegamos a una zona donde en el camino vendían frambuesas en unas cestas de plástico, pero pasamos de largo más adelante paramos a descansar y María comentó que creía que íbamos a parar a comprar frambuesas, la verdad es que yo también me quede con las ganas y desde donde estábamos era un tirón dar la vuelta.
María se encontraba mejor de lo mal que lo había pasado, después nos pusimos en marcha por un bosque de eucaliptus por unas corredoiras que despertaban el sentido del olfato, el sol apenas pasa por los tupidos arboles y en sus troncos marcas de peregrinos de años anteriores, pasamos otro pueblo AS LAMELAS y enseguida O ROSARIO, desde aquí subimos por el camino y en la parte más alta, vemos el pueblo todo en bajada, lo primero que nos encontramos es el área de descanso, que parece un camping, con fuente, servicios y oficina de información, donde aparte de ayudarte con la información necesaria te dan folletos del camino, esto es del Concello de Palas y está gestionado por el ayuntamiento, justo enfrente está el albergue, salimos y a escasos 200 metros entramos en el pueblo, PALAS DE REI, el primer bar , O.Cruceiro está lleno de peregrinos, entro a sellar y sorpresa los de los gallumbos de las 5;30 de la mañana me ven y enseguida me saludan, les digo que donde van adormir para no coincidir y también que pongan un montón de velas en Santiago por lo mal que se han portado, nos reímos un rato y como dicen en estos casos "cosas del camino",

 María me espera en la calle la cual cruzamos por la acera que bordea la iglesia, nos encontramos con el cura y nos manda a la sacristía a sellar la credencial, dejamos las bicis en la puerta y entramos, María se puso en la primera fila a rezar, mientras yo pase a la Sacristía, allí una chica no se cansa de poner sellos y nos pone dos ( Parroquia de San Tirso ) y el otro ( Diócesis de Lugo ), detrás de mi otros peregrinos con la credencial en la mano esperan su turno. Salí de la iglesia y María se quedó haciendo unas fotos a una vidriera muy bonita. Nos sentamos en el poyete que rodea la iglesia y nos comimos los lazos con batido de vainilla, María con miedo pues estaba con mal cuerpo, pero le sentaron bien.

Cuando nos decidimos a emprender la marcha las flechas nos llevan a unas escaleras !en fin no pensaron en los biciclinos! nos damos la vuelta y por la acera bordeamos la iglesia, nos dirigimos al cruce desde aquí calle abajo, sello en el bar La Juventud y en la Pensión Vilariño, pasé al Ayuntamiento donde me sellaron y me dieron unos folletos del camino, cogemos por la calle de la fuente y las flechas nos obligan a cruzar la carretera.

Al otro lado nos espera un camino hecho de pizarras con cemento para poner a prueba los empastes, pero las flechas así lo indican, giramos a la izquierda y más tarde a la derecha para salir a la carretera a escasos 60 metros de donde nos metimos, veo a los peregrinos por el arcén para evitar la vuelta que hemos dado y es que son peregrinos pero no tontos.

Enfrente las flechas nos meten por el camino y aquí los peregrinos y biciclinos vamos en masa, después de una vuelta por las afueras del pueblo salimos a la carretera a escasos 100 metros de donde empezamos, esta vez picamos todos, yo creo que lo hacen para evitar aglomeraciones por el arcén, pero esto obliga a cruzar la carretera de un lado a otro, muchas veces con el consiguiente peligro, estamos en ALDEA DE RIBA, aquí por el camino otra vez más de lo mismo. Entramos en GAIOLA DE RIBA, llegamos al cruce de la carretera y miro el mapa, desde aquí el camino es un tanto difícil con fuertes subidas y bajadas, visto esto y viendo los biciclinos por la carretera, decidimos seguir por el arcén, llevamos un rato pedaleando y vemos al grupo de los bilbaínos, el que marcha el ultimo de escoba se queda un rato con nosotros, nos vuelve a decir que si queremos nos llevan el equipaje en la furgoneta de apoyo, le decimos que no, pues a estas alturas las fuerzas son muy limitadas y no sabemos hasta donde podremos llegar cada día, después de un rato de amena charla se despide y haber si nos vemos ¡buen camino!

Nos quedamos solos aunque el reguero de biciclinos es constante, miro para atrás y se acerca el grupo de biciclinos franceses capitaneados por la chica pequeña, que es la que pone el ritmo. Un poco más adelante, comienzan subidas y el grupo francés se paran a descansar, nosotros seguimos y cuando llegamos arriba el descenso suave nos lleva hasta LEBOREIRO, desde aquí hasta el rio seco todo es bajada, paramos a descansar en un área de descanso, nos tomamos una barrita energética y en el prado de al lado un pequeño poni pasta ajeno a lo que se mueve a su alrededor.

Pasan mas biciclinos y nosotros nos preparamos para salir, como es bajada salimos sin pedalear, cruzamos el rio y comenzamos a subir, a nuestra izquierda el sendero es una fila interminable de peregrinos, pues transcurre pegado a la carretera tanto que algunos circulan por el arcén, dos de ellos van en paralelo y nos obligan a ocupar toda la carretera, menos mal que no hay coches, al menos en este momento.

Comenzamos el descenso al puente del rio Furelos, lo pasamos y comienza una subida suave pero continua, pasamos FURELOS, las casas del pueblo se unen al pueblo grande, estamos en MELIDE, seguimos subiendo con mucho tráfico, coches aparcados a ambos lados, entramos en la gasolinera a echar aire a las ruedas y después nos cuesta incorporarnos, hay mucho tráfico, peregrinos a pie y en bici, por fin cruzamos y seguimos subiendo hasta la iglesia que está cerrada, justo enfrente estaba La Pulpería EZEQUIEL, estamos intentando atar las bicis en la puerta, sale Ezequiel y nos manda a la trasera del bar donde hay una puerta de servicio, metemos las bicis dentro y nos vamos a coger el plato de pulpo y el dueño nos dice que las bicis están mejor dentro pues alguna vez han dejado a alguno sin bici y que tengamos cuidado de aquí para adelante.

 Me hice una foto con él y puse el sello, cogimos el pulpo, el pan, las coca colas y nos fuimos a la mesa situada a escasos metros de las bicis, me ha metido el miedo de quedarnos sin nuestras súper maquinas. Empezamos a comer, por cierto estaba de lujo, el problema es que no me entraba más pues el plato era muy grande, picaba un poco pero ¡qué bueno estaba!, en la mesa de al lado estaban unos biciclinos de Murcia que luego serian compañeros de camino, al igual que los de Bilbao.


Nos despedimos y fuimos a la iglesia que está justo enfrente, pero está cerrada, a su alrededor un parque con bancos que están lleno de peregrinos comiendo y descansando. Decidimos emprender la marcha, al salir paramos en una fuente, donde había un perro con el que me hice unas fotos, después llene las garrafas y en las afueras del pueblo pase a una tienda de regalos a sellar para no tener solo el sello de Ezequiel.



Pasamos un pueblo que está casi unido a Melide se trata de SANTA MARIA DE MELIDE, a la salida nos metemos a la izquierda por un bosque de eucaliptus muy cómodo con buen firme, un poco más adelante comenzamos a bajar, apenas entra el sol, por esta corredoira vamos muchos peregrinos. Llegamos al rio Catasol y aquí hay oberbuquin pues todos tenemos que pasar por seis piedras grandes que colocadas en línea hacen de puente y como todos nos queremos hacer fotos el paso se hace más lento, paso una bici y luego la otra, al otro lado nos espera una cuesta que parte pegada al rio lo que nos obliga a empujar las bicis, por fin arriba,


A partir de aquí el camino está perfecto para disfrutar de la bici, de nuevo las corredoiras son nuestro camino, subidas y bajadas suaves que no nos exigen gran esfuerzo, llegamos a RAIDO, una pequeña pendiente nos lleva hasta lo más alto, desde arriba vemos un valle, por el que comenzamos a bajar enseguida llegamos a otro pueblo A.PEROXA en este pueblo paramos en una fuente redonda que tiene tres caños.

Había unos trabajadores cogiendo agua, después cruzamos la carretera con la música que nos acompañaba ya varios kilómetros, cuando no era Manolo Escobar era el Fari ,etc.. Así de amenizados llegamos a BOENTE, aquí entramos en una pequeña iglesia, estaba vacía mientras María rezaba yo me puse el sello, salimos de la bonita iglesia y en las afueras sello en el bar Anduriñas de Boente.

Salimos al camino y unas bajadas nos llevan sin esfuerzo por un valle muy bonito, pasamos un área de descanso, por cierto bastante concurrida de peregrinos, más adelante cruzamos un arrollo y seguimos bajando, los peregrinos hacen cola para coger agua en una fuente que está a la derecha, seguimos dando curvas sin saber lo que nos esperaba, doy una curva a la derecha y al ver la cuesta grito con todas mis fuerzas, MARI METE EL UNO, así varias veces mientras intento yo hacer lo mismo con mi cambio, pero no va el cambio tampoco y yo menos, me bajo a empujar y María da la curva cuando ve el cuestón tan empinado se le cambia la cara, unos peregrinos que estaban al lado, decían MARI METE EL UNO, riéndose uno de ellos dice ni uno ni nada esto no hay quien lo suba.

Después de tomarnos nuestro tiempo, con tan bestial cuesta conseguimos llegar arriba, (como pesa la bici cargada) mientras descansábamos echamos un trago de agua, miramos la cuesta y abajo cuatro biciclinos empujaban sus bicis, eran los de Murcia, cuando llegan arriba el más adulto dice, ¿esta cuesta es una traidora? y el compañero dice ¿ No te esperas algo así ? se pararon al merecido descanso y nosotros a pedalear, esta vez una carreterilla nos lleva bajando por un bosque a CASTAÑEDA donde paramos a sellar en Café No Camino y en Pensión Santiago.

Nos ponemos en marcha y comenzamos a subir esta vez es más llevadero aun así tenemos que parar arriba a descansar y la historia se repite, al principio de la cuesta vienen los de Murcia, llega arriba el de la corneta y deja su bici, allí se baja para empujar a su hermana, cuando llegan arriba nosotros partimos, comenzamos a bajar por un bosque de eucaliptos y pasamos el pueblo de DOROÑA, pero no paramos pues es cuesta abajo y las bicis van solas, desde aquí a toda velocidad nos acercamos a otro sitio emblemático del camino, RIBADIXO, el Rio Iso de piedrecitas transparente junto al albergue de Ribadixo, en el rio el grupo de Italianos ya conocidos por encontrarnos muchas veces en el camino, se están metiendo en el rio y al pasar levantan los brazos para la foto, de pronto llega el grupo de los Murcianos y nos hacemos unas fotos en el puente, aunque estas estarán en su cámara, después entré a sellar en el albergue, mientras María sigue carretera arriba.

Luego llego mi turno y la subo, eso si empleando el cambio, llegamos al lado de la carretera y el camino gira a la izquierda, pero al otro lado veo los peregrinos , cruzamos la carretera que tiene poco tráfico y salimos al camino, cuando llegan los de Murcia nos preguntan cómo es que estamos delante, pues nos pasaron en la subida, le cuento el truco de la carretera y me dice que han dado mucha vuelta para pasar por un túnel, tal vez sea para evitar el peligro que conlleva cruzar las carreteras, pero hay tramos que no haces más que cruzar de un lado a otro, estamos entrando en ARZUA y al igual que en Melide los coches aparcados a los lados y muchos peregrinos más todos los biciclinos que entramos en pelotón, con los de Murcia al frente al fondo el grupo de Franceses, me pregunta el corneta que es el cabecilla de los de Murcia, si sé dónde está el albergue Don Quijote, le digo que ni idea, se despiden y giran a la derecha por una calle empinada, nosotros vamos de frente y a escasos 100 metros paro a sellar en el albergue Don Quijote, el que buscaban los de Murcia, un poco más adelante las flechas nos llevan por una calle empedrada al albergue de la Xunta, seguimos la flecha y nos lleva a la iglesia, donde sellamos.

Al salir vemos el cartel y la flecha que nos conduce a nuestro albergue Via Lactea, se trata de un edificio del que han cogido el local para hacer habitaciones con 15 literas dobles y con paredes de 210 de altura aprovechando el alumbrado del local en el mismo techo, el problema es que cuando la luz se enciende en otra habitación molesta al resto de habitaciones por estar todas juntas, por fin llega el hospitalero se llama Alfonso, le digo mi nombre y busca en la libreta llena de nombres y tachones y no me encuentra, nos lleva a los famosos cuartos y nos dice no tengo nada, nos propone dormir en el suelo en el cuarto de lavadoras, le comento que si fuéramos más jóvenes no nos importaría dormir donde fuera, pero con 50 años ya no estamos para estos trotes, me niego y le digo que saque la libreta, mirando despacio por fin me encuentra, le comento que cuando llamé le recalqué que mi mujer tenía que ser en litera de abajo por su problema en la rodilla y se acordó de esto, nos llevo al 2º cuarto y nos dio las camas estas con un hueco al lado donde una cortina hace de puerta, metemos todo y al final Alfonso entendió el mensaje, ha habido suerte.

Mientras María se ducha yo hago las camas, después mi turno y más tarde el lavado de la ropa, las cuerdas están abarrotadas de calcetines, gallumbos, camisetas etc.. Con los deberes hechos nos fuimos al pueblo y antes de salir Alfonso nos manda a un bar que se come bien y hay buen pulpo, damos un paseo por la plaza y pasan dos señoras les pregunto por la pulpería y me dice que como en Melide nada, que su marido que en paz descanse era de allí y es un pueblo más rico, la otra dice que no, charlando ellas sin parar pues somos su mejor entretenimiento, nos despedimos y allí se quedaron con lo que me imagino les duraría toda la tarde.

 Por la calle encontramos un supermercado, compramos plátanos, lazos, batido y un paquete de helados Magnum, nos los fuimos comiendo y estaban muy buenos aunque eso si los últimos se empezaban a derretir, nos fuimos a la Oficina de Turismo está situada en un costado de una casa y es un quiosco donde nos sellan y nos dan planos de las etapas y algún folleto de lo que nos quedaba y que adjuntamos a nuestra colección.

Desde aquí nos fuimos a cenar, el sitio estaba bien pero la cena no valió nada y el pulpo menos, no siempre se acierta, de aquí al albergue a descansar, nos echamos en la cama y hacemos amistad con un chaval y tres chicas de Valladolid, Salamanca y León, el chaval me dice que su pueblo es Calzada de Coto por donde pasa el camino de Santiago, preguntamos que de donde salieron, nos dicen que de Sarria, pues la chica de Valladolid tenía una operación en la pierna y no podía empezar más lejos.

Después nos fuimos al salón y cogimos unos libros del camino a pie y en bici, nos tumbamos en los sillones, estábamos tan a gusto y llega Alfonso el hospitalero con un matrimonio de jóvenes, les dice que si quieren dormir aquí tienen que esperar a que se acuesten todos, en uno de los libros veo una foto de Calzada de Coto el pueblo del chaval, están cerca y se lo enseño se pone muy contento y me dice que al año que viene saldrán de su pueblo.

Después nos fuimos a la habitación, María se queda allí y yo me voy a ver las bicis que están en el garaje, cuando abro la puerta veo un montón de peregrinos durmiendo en el suelo y pienso que Alfonso termina por ocupar la acera del albergue, me marcho a la habitación y charlamos con el grupo de León, mas tarde los planos de lo que nos falta y María con los desniveles y las cuestas y así llegamos al final del día o eso creía yo, pero no era lo último que pasaría, tendríamos que esperar, a las 12,30 llega el grupo de chicos y chicas con su líder, el que anteriormente nos dijo que no pusiéramos el móvil en modo despertador para no molestar, es precisamente el que a estas horas no deja dormir a nadie, armando ruido, encendiendo la luz y con voces, hasta que estallé y con voz fuerte les mande callar y apagar la luz, cosa que hicieron pese a que alguno de ellos venia bebido, estos ni son peregrinos ni son nada me dijo el chaval de León y menos mal que se han callado, pasado este mal rato todos pudimos dormir.

Resumen de etapa:


VENDAS DE NARÓN – LIGONDE - AIREXE – PORTOS – LESTEDO – OS VALOS – ABENOSTRE – O ROSARIO – PALAS DE REI – ALDEA DE RIBA – SAN XIAO DO CAMIÑO – CASANOVA – LEBOREIRO – DISICABO – FURELOS – MELIDE – SANTA MARIA DE MELIDE – RAIDO – A PEROXA – BOENTE – CASTAÑEDA – RIBADIXO DE BAIXO - ARZÚA




Km. Totales 470,55
Km. Día 40.211
Velocidad máx. 44.20
Velocidad media 10.50
Tiempo total 3.50h.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada